“De manera histórica, la Ley General de Agua Consensada establecerá las bases jurídicas para poner fin a la contaminación e iniciar los procesos restaurativos de los daños ambientales”, escriben Omar Arellano-Aguilar y Miguel Soto.

Revertir la contaminación de los ríos mexicanos | Artículo

La historia del peor desastre ambiental minero en México, provocado por la minera Grupo México que derramó 40 millones de litros de solución de sulfato de cobre acidulado sobre los Ríos Sonora y Bacanuchi en 2014, sigue siendo uno de los tantos problemas socioambientales causados por la contaminación. A seis años del derrame, la Comisión Federal de Protección para los Riesgos Sanitarios reveló los resultados que muestran que el agua de uso y consumo humano en siete municipios del Río Sonora está contaminada con metales pesados [1].

Lo anterior se dio a conocer a las y los representantes de los Comités de Cuenca Río Sonora (CCRS), a las autoridades municipales y a la Conagua, haciendo un llamado “para que lleven a cabo las acciones necesarias” y asegurando que se está trabajando en una agenda “para dar soluciones”. Los CCRS obtuvieron esta información luego de insistir por diversos canales para obtener estos datos que las autoridades esconden y/o intentan mantener en la opacidad.

Esto es un ejemplo más de lugares afectados por los graves problemas de contaminación que viven millones de personas de las comunidades ribereñas y que fueron denominados “zonas de infiernos socioambientales” [2]. Desde hace ocho años, grupos de la sociedad civil organizada, comunidades, científicos y especialistas en temas de agua han centrado la discusión sobre las causas y consecuencias, pero también en las propuestas para poner fin a los graves problemas de contaminación de los ríos del país (3). Parte central de estas propuestas fueron co-construidas por la Coordinadora Nacional Agua para Todxs, Agua para la Vida y plasmadas en la Iniciativa Ciudadana de Ley Nacional de Agua, respaldada por 130 mil firmas acreditadas por el Instituto Nacional Electoral y presentada el 4 de febrero de 2020 (https://aguaparatodos.org.mx/).

Esta Iniciativa hace especial énfasis en el Principio de Precaución Ambiental [4], propone reformas estructurales en materia administrativa, inspección, transparencia y acceso a la información, así como una participación ciudadana tangible a través de contralorías y defensorías sociales del agua (Gaceta Parlamentaria 14/04/2020). Para dar respuesta inmediata a casos como lo ocurrido en la cuenca del río Sonora, la iniciativa propone el instrumento denominado “Declaratoria de Zona Gravemente Afectada por la Contaminación”, que contempla eventualidades o casos de aquellas regiones que han sido afectadas por la contaminación por décadas y que han puesto en grave riesgo de salud a las personas y los ecosistemas. Dicha Declaratoria contempla una articulación organizada entre dependencias encabezadas por las secretarías de Medio Ambiente y de Salud, en donde la Comisión Nacional de Agua junto con el Organismo Ejecutor y las Contralorías Sociales implementarán medidas precautorias y efectivas a corto y mediano plazos. De esta forma, los afectados ambientales y los responsables tendrán claridad y certidumbre sobre la situación y las acciones emprendidas para reestablecer las condiciones ambientales con una perspectiva del Derecho Humano al Agua y el Saneamiento, como lo contempla el Artículo 4to. Constitucional.

Destaca que las iniciativas presentadas por las fracciones parlamentarias del H. Congreso de la Unión y la Comisión de Recursos Hidráulicos, Agua Potable y Saneamiento llegaron de manera independiente y bajo sus propios mecanismos de participación ciudadana a propuestas e instrumentos similares. Lo anterior se constató en el foro organizado por el Observatorio Académico SUSMAI-UNAM (https://susmai.unam.mx/ley_gral_aguas), que mostró que existe entre los promoventes de las iniciativas un consenso el cual deberá ser dictaminado a pesar de los intentos de boicot o suplantación por la denominada Ley Mata-Flores.

De manera histórica, la Ley General de Agua Consensada establecerá las bases jurídicas para poner fin a la contaminación e iniciar los procesos restaurativos de los daños ambientales que por décadas han propiciado la Ley vigente a través de la opacidad, impunidad, obsolescencia normativa y el abandono de la vigilancia e inspección.

Referencias

  1. Comunicado: Cofepris reconoce contaminación masiva en agua de consumo humano en el río Sonora. Comités Cuenca Río Sonora. noviembre 26, 2020.
  2. Los infiernos socioambientales. La Jornada del Campo, suplemento No. 158. noviembre 2020.
  3. Lo del agua, al agua. La Jornada del Campo, suplemento No. 152. junio 2020.
  4. Principio de precaución en materia ambiental. Su naturaleza jurídica y aspectos para considerar en su aplicación. Tesis Suprema Corte de justicia de la Nación, 21 de agosto de 2020.

Fuente: Aristegui Noticias.