En 15 años, Sonora generó 23 mil toneladas de residuos peligrosos

La producción y el consumo de bienes y servicios generan inevitablemente algún tipo de residuos. Estos pueden ser sólidos (ya sea de naturaleza orgánica o inorgánica), líquidos (que incluyen a los que se vierten disueltos como parte de las aguas residuales) y los que escapan en forma de gases.

Todos ellos, de acuerdo a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), en función de su composición, tasa de generación y manejo pueden tener efectos muy diversos en la población y el ambiente.

Los residuos se definen como los materiales que se desechan y que necesitan estar sujetos a tratamiento o disposición final con base en lo dispuesto en la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos. Se clasifican en tres grupos: residuos sólidos urbanos (RSU), residuos de manejo especial (RME) y residuos peligrosos (RP).

Mabeth Burgos Hernández, docente e investigadora de la Universidad Estatal de Sonora (UES), declaró que un mal manejo de estos desperdicios podría causar graves daños al medio ambiente y a la salud de las personas, sobre todo, aquellos residuos considerados como peligrosos.

“Casi todos los residuos que generamos tienen metales pesados que son altamente peligrosos como el mercurio, el plomo, el cadmio que pueden causar desde un cáncer como también afectaciones al sistema nervioso central del ser humano. También estos residuos afectan a los sistemas de los demás organismos y empieza a decrecer las poblaciones animales y las vegetales”, aseveró.

Lo que más se desechó

La propia Semarnat detalló que lo que más se generó en Sonora fueron residuos sólidos como lo son telas (244 ton), de mantenimiento automotriz (756 ton), metales pesados (2 mil 163 ton) y algunos catalogados como “otros” (6 mil 502 (ton).

También destaca la generación de aceites gastados, siendo lubricantes con 5 mil 410 toneladas el primero en la lista, mientras que hidráulicos fueron 376, solubles 45, dieléctricos 24 y “otros” un total de 760.

El tercer tipo de residuos en la lista fueron los líquidos de proceso, siendo en su mayoría no corrosivos con 2 mil 561 toneladas, mientras que corrosivos se generaron 234.

Asimismo, fueron mil 942 toneladas de desperdicios biológico-infeccioso los que se generaron en la entidad, de los cuales mil 344 fueron no anatómicos, 390 resultaron patológicos, 184 de objetos punzocortantes, 12 de cultivos y cepas, así como 10 de sangre.

Burgos Hernández mencionó que cada empresa generadora tiene que contratar a otras compañías que se dedican al manejo de los RP, los cuales son trasladados a diferentes confinamientos, en este caso ya sea en Nuevo León o en Baja California.

“Los residuos peligrosos son de competencia de la Federación y cada empresa tiene que reportar la generación de residuos peligrosos anualmente y está obligada cada empresa privada a contratar una manejadora de residuos autorizada por Semarnat y ya estas empresas manejadoras de residuos peligrosos las envían a confinamientos”, manifestó.

Foto: Cortesía | @profepa_mx

Residuos en el hogar

Sin embargo, la especialista indicó que en los hogares no sólo se generan residuos urbanos, sino también algunos que son peligrosos, mismos que llegan a parar a los rellenos sanitarios: situación que no debe pasar desapercibida.

“En la casa-habitación, que es tanta la cantidad que se entrega, se entrega todo revuelto, inclusive los peligrosos van a dar al relleno sanitario, eso es altamente peligroso porque no deben ir residuos peligrosos, llega a fallar la obra ingenieril del relleno sanitario, imagínate, ya también hay contaminación al agua subterránea de material peligroso”, señaló.

Por último, considero que en ese tema ha habido avances, ya que el Ayuntamiento ha instalado centros de acopio para dejar desechos que pueden reutilizarse, así como algunos que contienen sustancias peligrosas, como lo son las pilas, bombillas, electrónicos o aceites.

“El no saber lo que tenemos enfrente, no saber el peligro que tenemos en casa, el peligro de los materiales en el trabajo, el no saber de qué está compuesto cada uno de los insumos que compramos para vivir, ese desconocimiento nos hace no saber dónde tenemos el peligro y no nos hace pensar qué vamos a hacer cuando ya termine su vida útil”, finalizó.

Con información de: El Sol de Hermosillo

Conoce más sobre el poliestireno expandido: fabricación, toxicidad y reciclaje

El poliestireno expandido (EPS por sus siglas en inglés, Expanded PolyStyrenees un plástico derivado del petróleo. El EPS es uno de los cuatro tipos de poliestireno comercializados: de uso general, de alto impacto, sindiotáctico y expandido (Nexant Chem Systems).

El EPS es un producto a la vez liviano y económico, pero como todos los plásticos sus principales virtudes (resistencia a la humedad, eficiencia térmica y durabilidad) son también la causa de su estabilidad y lenta degradación en el ambiente. Algunos estudios sugieren que puede tardar hasta miles de años en descomponerse (Naciones Unidas).

El EPS ha sido comercializado desde la década del 50 y en los años 60 mejoras en la eficiencia del proceso de producción dispararon su demanda. Luego de tan solo una década, en 1971comenzaron a detectarse residuos de este material en el mar..

Cada año se producen decenas de millones de toneladas de EPS que representan el 6% del mercado total de plásticos (Gesamp).

Contenido

  1. Nombres del EPS
  2. Fabricación del EPS
  3. Usos
  4. Toxicidad para el hombre
  5. Reciclaje
  6. Conclusiones
  7. Referencias

1. Nombres del EPS

El EPS es un caso peculiar pues en diferentes países hispanohablantes se le conoce con un nombre distinto, en algunos casos este nombre deriva del fabricante en cada lugar.

 

2. Fabricación del EPS

La material prima del EPS es el poliestireno, que proviene del petróleo.

En la refinación del petróleo procesos de reformado catalítico, hidrodesalquilación y dismutación del tolueno y craqueo producen benceno y tolueno. Estos compuestos se mezclan para formar el etilbenceno. Luego de una deshidrogenación (pérdida de un par de átomos de hidrógeno) del etilbenceno se obtiene el estireno, un líquido oleoso e incoloro.

Para formar el poliestireno se polimeriza el estireno, es decir se juntan una cantidad “n” de monómeros de estireno para formar un polímero. Este polímero al ser de cadena larga es más estable y tiene la apariencia y dureza de un plástico. Luego de la polimerización del estireno se obtienen pellets de poliestireno que se asemejan a bolitas de plástico.

Una vez obtenidos los pellets de poliestireno, la materia prima del EPS, estos se expanden añadiéndoles vapor a alta temperatura y un agente expansor que suele ser pentano o CO2. Los pellets de EPS tienen un tamaño de hasta 40 veces su dimensión original y contienen 95% de aire. El EPS se moldea, nuevamente con vapor, lo usual es el moldeado en un bloque de gran tamaño que luego será cortado según la forma necesaria del producto final.

 

3. Usos

Sus principales usos son:

 

  • Bandejas para almacenar alimentos en supermercados o recipientes para comida.
  • Embalajes de productos frágiles como electrodomésticos y aparatos eléctricos.
  • Aislante térmico en casas o edificios.
  • Material de construcción.

4. Toxicidad para el hombre

Como hemos visto el EPS se fabrica a partir de derivados del petróleo. La preocupación se centra en el EPS usado como empaque de alimentos y en la posibilidad de que a temperaturas extremas (altas o bajas) por tiempos prolongados estos compuestos tóxicos se liberen y migren hacia los alimentos. Algunos de los precursores del EPS figuran en la lista de carcinogénicos por el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés):

  • Benceno como carcinogénico (Grupo 1)
  • Estireno como probable carcinogénico (Grupo 2A)
  • Etilbenceno como posible carcinogénico (Grupo 2B)

Está comprobado que sea cual fuere el material de empaque (vidrio, aluminio, papel y plástico) las sustancias que lo componen migrarán hacia los alimentos (Tri Dee). Entonces es cierto que cuando consumimos alimentos contenidos en envases de EPS existe una migración de compuestos tóxicos y a su vez una ingestión de los mismos.

Es por esta razón que la Agencia de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) de EEUU regula las cantidades residuales permitidas según el tipo de empaque, para asegurar que el material sea seguro para su uso.

Pero antes de afirmar que los envases de EPS son dañinos a la salud, debemos de tener en cuenta el límite a partir del cual la ingesta de los compuestos tóxicos que se liberan del EPS tienen efectos perjudiciales.

La FDA ha centrado su análisis en el estireno, principal componente del EPS, y ha establecido una ingesta diaria inocua de 90,000 ug/persona/día. Si se considera que un empaque de EPS de 1kg de comida libera 2.20 ppb, y que una persona consume 3kg de comida al día, una persona estaría consumiendo 6.6 ug/persona/día de estireno. Este valor es más de 4 órdenes de magnitud menor a la ingesta diaria inocua. Los anterior permite afirmar, a la industria del plástico y también a muchas agencias gubernamentales de EEUU, que el EPS no constituye un peligro para la salud (PFSF).

Un estudio hecho el 2013 para cuantificar la migración de estireno en alimentos concluyó que la concentración de este compuesto en los alimentos es menor a los límites establecidos por la FDA. Así mismo un estudio hecho en Islandia el 2017 evaluó la migración de estireno a pescado en empaques de EPS a -1ºC durante dos semanas. El estudio concluyó que luego del tiempo establecido el contenido de benceno, tolueno y estireno en el pescado fue menor a 0.01 mg/kg, tres órdenes de magnitud menor al límite establecido por la FDA.

A pesar de ello no se puede afirmar que el EPS es totalmente seguro pues también existe el riesgo de volatilización del estireno y otros químicos a altas temperaturas. Y este, a diferencia de la migración de estireno en las comidas, no ha sido tan estudiado. El estireno se encuentra en el aire por muchas fuentes; el humo del cigarro, las fotocopiadoras e impresoras láser, así como las fábricas que emplean o producen este monómero. De igual modo los pellets de EPS pueden ser una fuente de emisiones de estireno al tener una mayor área superficial y ser calentados con el calor humano cuando son usados en almohadas o peluches. Un estudio del 2020 (Iizuka et al.) hecho con cojines, almohadas y juguetes rellenos con pellets de EPS determinó que, según la temperatura y cantidad, este material puede ser una fuente de estireno en el aire en interiores. 

¿Qué no hacer?

 

 

Existen ciertas condiciones en las que podría migrar mayor cantidad de estireno a la comida, estas son situaciones que deberían de evitarse:

Calentar la comida en el microondas en envases de EPS. La Agencia Canadiense de Inspección de Alimentos es muy clara al respecto indicando que al calentar los alimentos con materiales de empaque, incluido el EPS, estos se podrían derretir o deformar haciendo que compuestos tóxicos se impregnen en los alimentos.

Evitar consumir líquidos calientes y con alto contenido de grasa en envases de EPS .

Así mismo se recomienda no quemar al aire libre residuos de EPS pues emiten compuestos tóxicos como estireno, benceno y pentanos.

5. Reciclaje

El EPS, como cualquier plástico sí es reciclable. Sin embargo la cantidad que realmente se recicla no es mucha, en EEUU se estima que solo el 10% de todos los plásticos se recicla y los EPS representan menos del 1% de esta fracción.

Dificultades para el reciclaje

A pesar de que el EPS es un producto 100% reciclable este proceso no es rentable debido a las características propias del material:

  • Luego de su uso no está limpio, seco e intacto: Los envases con comida tendrían que lavarse dentro de las 24 horas de su uso para evitar que la comida en ellos comenzara a descomponerse. Además al ser liviano y frágil es susceptible a dividirse en pedazos.
  • Más del 95% del material es aire por lo que es poco el porcentaje de material que se puede recuperar. La baja densidad hace que la recolección no sea económica.
  • La razón anterior hace que se requieran grandes cantidades para que el proceso sea rentable. El EPS no es segregado y se encuentra con los residuos comunes, esto hace que separarlo y recolectarlo sea más caro y requiera más tiempo.

(Información tomada de este video)

Mercado de reciclaje

El reciclaje de EPS se enfoca principalmente en productos que no hayan estado en contacto directo con alimentos. Esta es la razón por la que en muchas ciudades de EEUU (Medium) este material no sea considerado como reciclable (principalmente por la razones anteriormente expuestas) y su uso se haya restringido. La Unión Europea estima que solo se recicla el 25% del EPS usado para empaques, el 30% es incinerado y el resto se dispone en rellenos sanitarios.

A pesar de ello existen reportes de que el reciclaje de EPS es una industria en expansión (Orbis). Sin embargo las cifras de EPS Industry Alliance (EPA IA) corroboran que este es un mercado algo inestable. Esta misma entidad estima que solo se recicla el 15% del EPS generado.

En los dos gráficos siguientes se observa que entre los años 2014 y 2017 las cantidades de EPS reciclado disminuyeron significativamente.

 

Tipos de reciclaje

El reciclaje del EPS puede hacerse de tres modos:

  • Reciclaje mecánico: recupera el poliestireno.
  • Reciclaje químico: recupera el estireno.
  • Reciclaje térmico: recupera energía.

Reciclaje mecánico

El reciclaje mecánico es la forma de reciclaje más común del EPS, es un proceso sencillo de tres pasos :
  • Compactación y molido: Se extrae el aire y reduce el volumen.
  • Extrusión: El material es calentado, para que se derrita, y finalmente extruído. Con este material pueden hacerse bloques o gránulos que servirán de materia prima para nuevos productos.
  • Nuevos productos: Los pellets de la extrusión pueden ser usados en materiales que no tengan contacto directo con alimentos como:
    • Colgadores de ropa.
    • Material de construcción: bloques de concreto, material para aislamiento, zócalos de interiores.
    • Goma (añadiéndole materiales a base de plantas) .
    • Tablas de surf .

 

Reciclaje químico

Se recupera el estireno para su uso como producto químico, esto se hace comúnmente mediante pirólisis. En la pirólisis del EPS se puede recuperar estireno como líquido con una pureza de hasta el 99%. Este proceso emplea catalizadores que suelen ser bases .

El reciclaje químico puede hacerse también mediante pirólisis, gasificación, depolimerización o disolución con solventes. Como se observa en el siguiente gráfico los dos primeros métodos permiten obtener los monómeros constituyentes del EPS.

 

 

Reciclaje térmico

En el reciclaje térmico se recupera la energía del material mediante su combustión en incineradores.

6. Conclusiones

El EPS es un polímero hecho a base de petróleo. Es un material útil ampliamente usado como envases para alimentos, en construcción y embalaje. Su composición, 95% aire, hace que sea efectivo como aislante térmico y otorgue resistencia a los golpes. Sin embargo, como todos los plásticos puede tardar muchos cientos de años en degradarse.

Mucho se ha dicho sobre la toxicidad del material y el peligro que puede haber de que, al calentarse o al usarse junto con los alimentos, compuestos tóxicos sean ingeridos por el ser humano. Sin embargo, a pesar de que sí existe una migración de estireno y otros compuestos aromáticos esta se ha calculado mínima e inocua, no sobrepasando los límites establecidos por la FDA.

Debido a su gran volumen, y a que parte del EPS se encuentra con restos de alimentos, se hace difícil la recolección y limpieza para el reciclaje. De cualquier modo existe una industria de reciclaje donde este puede ser reciclado en colgadores de ropa, materiales de construcción y tablas de surf. El tipo de reciclaje más común es el mecánico.

7. Referencias

  • Agencia Canadiense de Inspección de Alimentos. 2018. Food safety tips for microwaves. (No calentar envases de EPS en microondas)
  • Aniq. Unicel y Medio Ambiente. (Reciclaje mecánico de EPS).
  • Bassil et al. 2018. Chemical Recycling of Polystyrene Using Pyrolysis. (Recuperación de 99% de estireno en la pirólisis, Reciclaje de EPS).
  • Business Barbados. 2010. The Dangers Of Polystyrene. (No quemar EPS)
  • Carpenter et al. 1971. Polystyrene Spherules in Coastal Waters. (Primer reporte sobre EPS en el mar).
  • Dawson et al. 2020. Styrene Monomer Migration from Expanded Polystyrene Into Food Acids and Ethanol. (Chocolate caliente en envases de EPS)
  • EPS IA. 2014. EPS Recycling Advancements & Technology Innovations. (Goma a base de EPS reciclado).
  • EPS IA. EPS Sustainability Toolkits. (Reciclaje de EPS)
  • FDA. 2015. The Safety of Styrene-Based Polymers for Food-Contact Use 2013. (Análisis de estireno en envases de EPS)
  • Genualdi et al. 2013. Updated evaluation of the migration of styrene monomer and oligomers from polystyrene food contact materials to foods and food simulants. (Migración de estireno en alimentos).
  • Gesamp. 2019. Guidelines for the Monitoring and Assessment of Plastic Litter in the Ocean. (Mercado total de plásticos).
  • Iizuka et al. 2020. Emission fluxes of styrene monomers and other chemicals for products containing expanded polystyrene beads. (Emisión de estireno en cojines y otros).
  • Maharana et al. Review Article: Recycling of Polystyrene. (Catalizadores básicos en la pirólisis).
  • Marko. (Elaboración de tablas de surf con EPS reciclado).
  • Medium. 2019. Why Styrofoam (Expanded Polystyrene) Should Be Banned Everywhere In The World. (EPS no reciclable en muchas ciudades de EEUU).
  • Naciones Unidas. 2018. Plásticos de un solo uso: una hoja de ruta para la sostenibilidad. (Tiempo de descomposición del EPS).
  • Nexant Chem Systems. 2006. PERP Program Polystyrene. (Tipos de EPS).
  • Orbis. 2019. Global Expanded Polystyrene (EPS) Recycling Market 2019. (Reciclaje de EPS en expansión).
  • PFSF (Plastic Food Service Facts). Safety of Polystyrene Foodservice Packaging. (Seguridad de envases de EPS).
  • Polleto et al. 2014. Capítulo 3: Expanded Polystyrene: Thermo-Mechanical Recycling, Characterization and Application. Libro: Polystyre Synthesis, Characteristics and Applications. (Formas de reciclaje del EPS).
  • Queguiner et al. 2017. Styrene migration from expanded polystyrene boxes into fresh cod and redfish at chilled and superchilled temperatures. (Migración de estireno a pescado)
  • Tri Dee. Polystyre Fact  Sheet. (No solo en el EPS ocurre migración de compuestos hacia los alimentos).
  • Unión Europea. Expanded PolyStyrene Sustainable Recycling: From EPS waste to food contact PS final market. (Reciclaje de EPS en Europa).

Fuente: Profesionales de residuos.

EL PROYECTO PRIEM+ DESARROLLARÁ SOLUCIONES 4.0 EN ECONOMÍA CIRCULAR PARA LA INDUSTRIA

El consorcio del proyecto desarrollará tecnologías avanzadas de procesado y trazabilidad para la recuperación de recursos materiales procedentes residuales complejas como los envases y embalajes, los residuos electrónicos y los residuos de construcción y demolición.

 

El proyecto PRIEM+ aplicará soluciones de la industria 4.0 al reciclaje de residuos

Con el apoyo del programa Hazitek del Departamento de Desarrollo Económico Sostenibilidad y Medio Ambiente del Gobierno Vasco, el consorcio de empresas que compone el proyecto PRIEM+ está desarrollando nuevas soluciones tecnológicas 4.0 que permitirán implementar procesos avanzados de recuperación de materias primas a partir de residuos complejos que actualmente no cuentan con una valorización adecuada.

El consorcio, liderado por Semantic Systems, está formado por las empresas, Ikusmen, STT Systems, Serikat, Reydesa Recycling, Trienekens, Belako Lanak, Ogerco y Enerlar Solution, con el apoyo de los agentes de la red vasca y de ciencia y tecnología Tecnalia, Gaiker, miembro de Basque Research & Technology Alliance (BRTA), Inatec y Aclima, Basque Environment Cluster.

El consorcio desarrollará tecnologías avanzadas de procesado y trazabilidad para la recuperación de recursos materiales procedentes de tres corrientes residuales complejas, los envases y embalajes (EELL), los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) y residuos de construcción y demolición (RCD) para obtener, respectivamente, polímeros, metales y minerales reutilizables como materia prima en procesos industriales.

ECONOMÍA CIRCULAR Y TRANSFORMACIÓN DIGITAL

PRIEM+ se alinea con la estrategia “European Green Deal”, que marca dos transiciones necesarias para la industria -la digital y la ecológica- como vía para dar respuesta a dos grandes desafíos, el cambio climático y mantener la posición competitiva de la economía europea en el mundo, incidiendo en la digitalización como vía para implementar una economía circular eficiente en el uso de recursos y descarbonizada.

El nuevo Plan de Acción europeo de Economía Circular, que forma parte de la Estrategia Industrial de la UE, es uno de los principales bloques del European Green Deal, y pretende ayudar a la industria europea a liderar la doble transición hacia la neutralidad climática y el liderazgo digital mientras mantiene su competitividad en el escenario global. La pandemia de la COVID19 ha puesto aún mayor foco en el potencial del pacto verde como vía para la recuperación europea, siendo el eje sobre el que pivotan los nuevos presupuestos europeos para el periodo 2021-27, con 1,8 billones de euros, incluidos los 750.000 millones de euros del fondo de recuperación en juego y donde la apuesta por la economía verde y circular será un elemento tractor de inversiones.

El proyecto PRIEM+ pretende aportar soluciones para facilitar esta transformación hacia una economía más circular mediante nuevos desarrollos tecnológicos que incrementen la eficiencia y productividad de los procesos de recuperación de recursos materiales a partir de residuos complejos, y faciliten el control de la calidad en tiempo real de las materias primas recuperadas, estableciendo flujos de datos precisos y fiables para la Industria manufacturera.

PRIEM+ plantea el desarrollo de nuevas soluciones digitales basadas en el IoT, multi-sensórica, visión artificial, Inteligencia artificial y blockchain, orientadas a:

  • La captación de información y sistemas inteligentes de identificación y caracterización de residuos complejos (EELL, AEE, RCD).
  • Se aplicará el concepto de Gemelo Digital como base para la toma de decisiones automatizada y optimización de los sistemas físicos en el ámbito de clasificación/separación de residuos complejos.
  • Monitorización, control y predicción de la calidad en los procesos de reciclado de materias primas.
  • Puesta en marcha de sistemas de trazabilidad de materias primas recicladas.

BENEFICIOS PARA LA INDUSTRIA

Según los últimos estudios realizados, el País vasco genera anualmente 5,8 millones de toneladas de residuos, de los cuales un 53% son reciclados, el restante supone una pérdida estimada de 44 millones de euros en materiales que se envían a vertedero. Por otro lado, la industria vasca consume 21 millones de toneladas de materias primas al año, de las que un 77% son importadas. Estas materias primas constituyen de media un 61% de los costes de producción.

Este escenario plantea una clara oportunidad para el reciclado de materias primas. Según el “Diagnóstico de Economía Circular en la Industria del País Vasco”, se podrían ahorrar hasta 2.000 millones de euros en la industria si se acometieran soluciones innovadoras más circulares, con un ahorro potencial medio del 6% en el consumo de materias primas.

En este sentido, en el marco del proyecto PRIEM+ se espera recuperar un volumen de recursos materiales por un valor superior a los 6 millones de euros, reduciendo en 40.000 t/año las fracciones de rechazo destinadas a vertedero. Asimismo, el impacto económico asociado a la explotación de las diferentes soluciones se estima en torno a 18 millones de euros anuales, en concepto de nuevos ingresos para las empresas participantes, y se espera generar 40 nuevos empleos.

La replicación a escala de la Comunidad Autónoma del País Vasco (CAPV) de las herramientas desarrolladas en PRIEM+ puede implicar una reducción de recursos superior las 200.000 t/año, además de una reducción de la huella de carbono en 29.564 t de CO2 eq./año, asociada a la circularidad de recursos recuperados.

El proyecto PRIEM+ contribuirá a fortalecer la competitividad de la ecoindustria vasca y el sector de la economía circular que en actualidad supone el 1,12% del Producto Interior Bruto vasco, con unos ingresos brutos anuales de 764 millones de euros y 18.463 empleos, el 2,08% del total de empleo en la CAPV.

Fuente: Residuos Profesional

¿Por qué la contaminación del aire nos mata?

La directora del Departamento de Salud Pública de la OMS, María Neira, explica de qué forma respirar contaminación puede provocar más de 400.000 muertes prematuras al año en Europa

Un guardia de tráfico con una mascarilla para protegerse de la contaminación en Madrid en octubre de 2019.

Respirar. Miles de veces al día, todos necesitamos respirar. No podemos dejar de hacerlo. Más de 10.000 litros de aire pasan cada día por nuestros pulmones que, insaciables, piden más y de forma constante. Intente dejar de respirar un minuto. Difícil, ¿eh?

Y hay un número que debería cortarnos la respiración. Siete millones. Según estimaciones recientes de la OMS, la contaminación atmosférica en las ciudades y zonas rurales de todo el mundo provoca cada año siete millones de defunciones prematuras. Para hacerlo más cercano, más de 400.000 muertes prematuras al año en Europa. Hablamos de muerte prematura cuando nos referimos a un fallecimiento de una persona que entendemos que por su edad todavía no debería morir y no lo hace por causas de envejecimiento natural, es decir, es la muerte que se produce antes de la edad promedio de muerte en una población determinada.

Esta mortalidad se debe a la exposición a un enemigo invisible, unas partículas pequeñas de 2,5 micrones o menos de diámetro (PM2.5), que causan enfermedades cardiovasculares y respiratorias y cáncer. Una compleja mezcla de partículas sólidas, gotas líquidas y gases químicos que se forman de emisiones industriales, quema de combustibles sólidos, tráfico y muchas otras fuentes. Por ejemplo, el PM que se nos cuela en los pulmones cada vez que respiramos puede contener una mezcla de humo de motores diésel, metales tóxicos, nitratos y sulfatos. Atractivo, ¿no?

¿Esto quiere decir que el respirar nos está matando?

Según la evidencia de más de 70.000 publicaciones científicas que lo acreditan, sí: la mala calidad del aire que respiramos nos está enfermando y matando. Respirar aire contaminado tiene impactos negativos en casi todos los órganos de nuestro cuerpo, incluido nuestro cerebro.

Cada vez que respiramos aire contaminado, una mezcla de partículas tóxicas llega a nuestros pulmones y, desde allí, las más pequeñas pueden llegar a cualquier parte, atravesando incluso la barrera placentaria. Nos preocupan sobre todo el ozono (O3), el dióxido de nitrógeno (NO2), el dióxido de azufre (SO2) y las partículas (PM).

Son muchos los efectos a corto y a largo plazo que la contaminación atmosférica puede ejercer sobre la salud de las personas, aumenta el riesgo de padecer enfermedades respiratorias agudas, como la neumonía, y crónicas, como el cáncer del pulmón, enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares, y neumopatías crónicas, entre ellas, el asma.

Los efectos más graves se producen en las personas que ya están enfermas. Además, los grupos más vulnerables, como los niños, los ancianos y las familias de pocos ingresos y con un acceso limitado a la asistencia médica, son más susceptibles a los efectos nocivos de dicho fenómeno.

Hoy, ahora mismo, mientras lee este artículo, el 90% de la población vive en lugares donde no se respetan las directrices de la OMS sobre la calidad del aire. Es muy simple, cuanto más tiempo estemos expuestos y más altos sean los niveles de contaminación, más riesgo para nuestra salud.

Cierto, algunas muertes pueden atribuirse a más de un factor de riesgo al mismo tiempo. Por ejemplo, tanto el consumo de tabaco como la contaminación del aire ambiente pueden provocar cáncer de pulmón. Algunas de las muertes por cáncer de pulmón podrían haberse evitado con la mejora de la calidad del aire ambiente y con la reducción del consumo de tabaco.

Una evaluación de 2013 realizada por el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer de la OMS determinó que la contaminación del aire exterior es carcinógena para el ser humano y que las partículas del aire contaminado están estrechamente relacionadas con la creciente incidencia del cáncer, especialmente el cáncer de pulmón. También se ha observado una relación entre la contaminación del aire exterior y el aumento del cáncer de vías urinarias y vejiga.

¿Y dónde nos contaminamos? La mayoría de las fuentes de contaminación del aire exterior están más allá del control de las personas, no escogemos el aire que respiramos. Mejorar la calidad del aire requiere medidas por parte de las ciudades, de nuestros alcaldes y alcaldesas, y por supuesto también de las instancias nacionales e internacionales en sectores tales como transporte, energía, construcción y agricultura.

Pero hay razones para el optimismo. ¿Qué haría falta? ¿Qué funciona? La priorización del transporte urbano sostenible, sendas peatonales y de movilidad urbana sostenible y limpia. Una rápida transición a fuentes de energía renovables —¡basta de combustibles fósiles!—, viviendas energéticamente eficientes y una mejor gestión de residuos industriales y municipales permitirían reducir importantes fuentes de contaminación del aire en las ciudades. Algo como una “planificación urbana saludable y verde”.

Pero sobre todo, lo que haría falta sería no aceptar lo inaceptable, esos siete millones de muertes prematuras, querer respirar aire que no nos enferme, que no nos mate, ¿tan raro es?

Si algo hemos aprendido de esta excepcional e histórica experiencia de enfrentar una pandemia, seguro que a partir de ahora haremos lo posible para reducir nuestra vulnerabilidad como sociedad, para minimizar al máximo los riesgos a los que nuestra salud está expuesta. Combatir las causas del cambio climático y la contaminación del aire reducirá de forma crítica nuestro riesgo, es una lucha común que nos dará grandes beneficios para nuestra salud.

Si hemos aprendido algo, la prueba será que el día que nos quitemos las mascarillas, al menos respiraremos aire limpio.

María Neira es directora del Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Fuente: El País

Industrias automotriz y de plásticos de Querétaro apuestan por economía circular

Reciclarán piezas en sus procesos de producción.

Foto EE: Miguel Blancarte.

Querétaro, Qro. El reciclaje de residuos para reintegrarlos en los procesos de producción industrial es una estrategia en la que trabajan las industrias automotriz y de plásticos del estado.

La iniciativa es parte de un proyecto transversal que tiene como objetivo propiciar sistemas de producción ligados al concepto de economía circular y para generar esquemas de fabricación más sustentables.

En la propuesta trabajan el Clúster Automotriz del estado, el Clúster de Plásticos de la entidad y la Secretaría de Desarrollo Sustentable (Sedesu).

Se trata del primer proyecto de índole transversal que coordina la dependencia estatal con la finalidad de trasladar el concepto de economía circular a la iniciativa privada, comunicó el titular de Sedesu, Marco Antonio del Prete Tercero.

El proyecto está en proceso de desarrollo, previendo que entre junio y julio del 2021 se den a conocer los resultados de esta iniciativa en la que colaboran las empresas socias de ambos clústeres.

Mediante la propuesta, se planea que las empresas estudien cuáles son los residuos que dentro de su producción pueden convertirse nuevamente en insumo y anclarlos en la fabricación de piezas, a través de sus cadenas de suministro.

“Respecto a la economía circular sí tenemos un proyecto (…) Es un proceso que estaremos desarrollando todo este año, presentaremos los resultados para el mes de junio-julio. Básicamente es un proyecto en que los clústeres, a través de sus asociados, identificarán cuáles son los residuos que pueden volverse insumos y a través de diferentes procesos tanto de diseño, como de logística, de envío, de entrega, buscaremos que el residuo se vuelva insumo de otro proceso”, explicó.

El proyecto, expuso, surgió de la subsecretaría de desarrollo económico, por medio de la dirección de atención a pymes, misma en la que también colabora la subsecretaría de medio ambiente, por medio de la dirección de ecología y control ambiental.

“Estamos incluyendo a la iniciativa privada. (…) Es el primer proyecto transversal que hacemos dentro de la secretaría y que revela la importancia de tener por un lado el desarrollo económico y, por otro, cuidar el medio ambiente como una parte colaborativa y complementaria”, detalló.

Ambas industrias tienen presencia por medio de al menos 500 empresas a nivel estatal: cerca de 300 en la industria automotriz y 200 en la industria de plásticos.

Entre las estrategias relacionadas con propiciar conceptos de economía circular, agregó, también se lleva a cabo la campaña de recolección de residuos electrónicos, mismos que pueden ser llevados a procesos de industrialización. Por medio de la iniciativa, este año se reciclaron 4.2 toneladas de residuos electrónicos, consistentes en 6,429 artículos, por medio de los cuales se redujeron 24.6 toneladas de CO2 en el medio ambiente.

Estudiarán apoyo para empresas afectadas

En torno a las complicaciones que ha dejado la pandemia pro Covid-19 en las unidades económicas —especialmente, en las relacionadas con giros impactados por las restricciones de aforos y horarios que entraron en vigor este lunes, con la puesta en marcha del escenario C— el secretario estatal adelantó que la dependencia estudia esquemas de apoyo para estos sectores.

Actualmente, está en vigor el escenario C, de la estrategia estatal Somos Más, que consiste en un confinamiento modulado, derivando en la suspensión de actividades para centros nocturnos, además de rubros relacionados con el entretenimiento, entre ellos teatros y cines.

Fuente: El Economista

Prevé la Conagua incremento histórico de frentes fríos

Los frentes fríos pueden interactuar con la humedad de ciclones tropicales y producir lluvias torrenciales.

Ciudad de México. Al cierre de 2020, en el territorio nacional se han presentado 23 frentes fríos, de los 54 pronosticados hasta mayo próximo. El número total de estos sistemas sería mayor al promedio histórico, que es de 44, de acuerdo con información de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Durante la sesión del martes pasado del Comité Nacional de Grandes Presas, se informó que en septiembre se pronosticaron el ingreso de seis masas gélidas y tuvieron lugar cuatro; en octubre fueron seis, coincidentes con las anunciadas; en noviembre se previeron cinco y ocurrieron siete.

Se estima que los meses con mayor actividad de la temporada 2020-2021 sean diciembre –donde se esperan ocho y ya se han desarrollado seis; enero y febrero, con la previsión de nueve y siete frentes fríos, respectivamente. Para marzo y abril se pronostican cinco en cada uno y tres en mayo.

La información de la Conagua indica que en los días recientes Chihuahua, Coahuila y Durango son los estados que han registrado las más bajas temperaturas del país, con mínimas que van de -15 a -10 grados.

Los frentes fríos pueden interactuar con la humedad de ciclones tropicales y producir lluvias torrenciales. Sus efectos habituales son heladas y caída de nieve en regiones montañosas, así como rachas de viento fuertes y descensos abruptos de temperatura en la mayor parte del país, principalmente durante los últimos y primeros meses del año.

Durante la temporada invernal 2018-2019 se registraron 60 frentes fríos, a los cuales se sumaron dos ocurridos en junio y julio, es decir, fuera de temporada.

Al respecto, el Sistema Nacional de Protección Civil informó que desde noviembre se lleva a cabo un operativo preventivo con base en los informes del Servicio Meteorológico Nacional, el cual consiste en alertar a la población y a las unidades estatales de protección civil sobre un frente frío en determinado lugar.

Una vez que las autoridades han recibido el aviso, se alistan las medidas de prevención a la población, como evitar la quema de madera para calentarse y prevenir intoxicaciones. Finalmente, en coordinación con las autoridades locales, atender a la población vulnerable para llevarlos a refugios, proporcionarles comida caliente y atención médica.

Fuente: La Jornada Noticias

Indígena maya Leydy Pech gana premio ambiental mundial por su trabajo en México

El Premio Goldman es considerado por algunos especialistas como el ‘Nobel del Medio Ambiente’.

Leydy Pech, la indígena maya que ganó el "Nobel" ambiental

Leydy Araceli Pech Martín es una indígena maya mexicana que ganó hoy el Premio Goldman 2020, el cuál es considerado por algunos especialistas como el ‘Premio Nobel del medio ambiente’ gracias a su constante lucha contra Monsanto, el gigante estadunidense productor de agroquímicos. La también llamada Guardiana de las Abejas lideró un movimiento que consiguió frenar la producción de soya genéticamente modificada por Monsanto en el sur de México.

Leydy Pech ha dedicado muchos años de su vida al cuidado y preservación de la abeja melipona beecheii en Hopelchén, en la península de Yucatán, lo que la hizo merecedora, junto a otras cinco personas, a la mención de héroes del medio ambiente por The Goldman Environmental Prize.

The Goldman Environmental : Goldman Environmental Foundation

“La Corte Suprema de México dictaminó que el Gobierno violó los derechos constitucionales de los mayas y suspendió la siembra de soja genéticamente modificada. Debido a la persistencia de Pech y su coalición, en septiembre de 2017, el Servicio Agrícola y de Alimentos de México revocó el permiso de Monsanto para cultivar soja modificada genéticamente en siete estados”, señala The Goldman Environmental Prize. Tras ganar el premio, Pech expresó a la BBC que desde que inició su lucha se vio atacada por gobiernos y empresas, quienes le aseguraban que todos sus esfuerzos serían en vano, pero eso no la detuvo. “Eso no me paralizó; al contrario, hizo que buscara más aliados. Encontré la fuerza en la unidad del pueblo maya”, afirmó la luchadora ambiental.

Una charla con Leydy Pech, la "guardiana de las abejas" mexicana que ganó el llamado Nobel del medio ambiente

De este modo, Leydy Pech recibió el reconocimiento a la lucha ambiental más destacada del 2020 en América del Norte. El Premio Goldman se entrega anualmente a personas como ella, que dejan todo su esfuerzo en proteger a la naturaleza y cuyo trabajo tiene un impacto directo en el medio ambiente.

Fuente: Milenio Noticias

Residuos peligrosos derivados del aluminio transformados en materiales con aplicaciones medioambientales

La valorización de residuos peligrosos industriales se enmarca en la denominada estrategia de Economía Circular

El grupo de investigación “Tecnologías y aplicaciones medioambientales” (TAMA) de la Universidad Pública de Navarra, liderado por el catedrático de Ingeniería Química Antonio Gil Bravo, ha desarrollado una serie de materiales a partir de las escorias salinas, un residuo industrial generado en el reciclado del aluminio. Según explica, “a partir de ese residuo peligroso, nuestro objetivo era desarrollar materiales que pudieran tener aplicaciones en procesos medioambientales y, por ejemplo, contribuir a eliminar contaminantes emergentes, así como tratar gases emitidos a la atmósfera que contribuyen de manera importante al efecto invernadero”.

Las escorias salinas de aluminio se generan en el proceso de fundición de este metal, ya que es preciso añadir sales para evitar la oxidación del aluminio y remover las impurezas que pueda contener la materia prima. “Las escorias salinas están catalogadas como residuos peligrosos porque, por ejemplo, al mojarse con agua de lluvia, pueden generar la emisión a la atmósfera de gases como amoníaco o hidrógeno”, indica Gil Bravo.

El grupo liderado por el citado catedrático inició esta investigación a raíz de la petición de una empresa de reciclaje de aluminio que les planteó el reto de valorizar ese tipo de residuos. “En general, son residuos que se gestionan mediante vertido controlado, modelo de gestión que tiene fecha de caducidad en Europa y se están buscando alternativas”.

En la solución propuesta, los investigadores han desarrollado materiales que pueden ser aplicados como adsorbentes y fotocatalizadores para eliminar contaminantes emergentes (ibuprofeno, diclofenaco, entre otros). Los materiales utilizados como adsorbentes, hidróxidos dobles laminares, permiten separar los contaminantes orgánicos del agua a partir de las interacciones químicas y físicas de las moléculas y su superficie. En el caso de la acción fotocatalítica, necesitan que en su formulación existan centros activos, como el óxido de titanio, que permitan por la acción de la luz ultravioleta y visible degradar los contaminantes orgánicos.

También han desarrollado catalizadores para el reformado seco (tecnología de producción de gas de síntesis) de CH4 y en la valorización y almacenamiento de CO2, dos gases implicados en el efecto invernadero. En este caso, se han sintetizado materiales estables a las altas temperaturas que requieren estos procesos catalíticos. Adicionalmente es necesaria una fase metálica que intervenga en la reacción química. “Estas soluciones —apunta el citado investigador— se enmarcan en la denominada estrategia de economía circular, en el sentido de que tratamos un residuo sin valor económico y le proporcionamos valor al generar otros materiales con un potencial para resolver problemas medioambientales”.

 

Cuatro patentes

Junto con Antonio Gil han formado parte de la investigación Sophia Korili, profesora titular de Ingeniería Química; Yaneth Cardona Rodríguez, contratada predoctoral; Jonathan Torrez Herrera, contratado predoctoral; y Leticia Santamaría, contratada predoctoral.

La investigación realizada en la UPNA recibió financiación a través del 7º Programa Marco de la Unión Europea, del Plan Nacional (MAT2016-78863-C2-1-R), de los Fondos Feder, del Gobierno de Navarra (proyecto CORRAL) y a través de contratos con la empresa IDALSA. Fruto de este trabajo se han presentado 4 patentes de invención, se ha publicado un gran número de artículos científicos en revistas de alto impacto, se han impartido varias conferencias invitadas en congresos especializados en materia de residuos y se están desarrollando 4 tesis doctorales. Igualmente, ha permitido fortalecer relaciones con otros grupos de investigación nacionales, Universidad de Salamanca, e internacionales, Universidade de Franca (Brasil) y Université catholique de Louvain (Bélgica).

Fuente: Retema

 

México se suma a coalición para conservar el 30% del planeta para 2030

Ciudad de México. El gobierno federal anunció que se suma la Coalición de Alta Ambición por la Naturaleza y las Personas (HAC), con el objetivo de impulsar el desarrollo sostenible y asegurar ecosistemas y comunidades resilientes, con lo que se une a las metas globales en busca de la conservación del 30 por ciento de la superficie terrestre y marina del planeta para 2030.

4 países de Latinoamérica en la lista de los más devastados por la  deforestación - Busca ya la nueva edición 2020-2021

La decisión, indicó este domingo la Secretaría de Relaciones Exteriores, deriva de un “extenso proceso de consultas, talleres y diálogos entre dependencias competentes de la Administración Pública Federal, sociedad civil y expertos en el tema”.

Frente a la “acelerada pérdida global de la biodiversidad”, exacerbada por la pandemia de Covid-19, una treintena de naciones se comprometieron a unir esfuerzos para la protección de áreas naturales en todo el mundo, en busca de que los alcances se reflejen en el Marco Mundial de Biodiversidad Posterior a 2020 (Marco Post-2020), agregó.

Las principales causas de la deforestación en el mundo | Chile Desarrollo  Sustentable

Las metas de la Coalición –encabezada en este momento por Costa Rica y Francia- son parte de la iniciativa 30×30 en el que “cada país miembro de la Coalición se compromete a contribuir a este objetivo global en la medida de sus posibilidades, pero manteniendo un alto nivel de ambición, que abone significativamente a detener la emergencia ambiental”, explicó la cancillería mexicana mediante un comunicado.

Por parte de México, las metas se concentran en contribuir a la protección terrestre con el impulso del manejo sostenible de estos territorios. También promoverá una movilización de recursos humanos y financieros para la ejecución de acciones de conservación y uso sostenible de la biodiversidad, y disminuir así las principales causas de pérdida de biodiversidad a nivel mundial.

El instrumento multilateral que se encuentra en proceso de negociación al seno del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB), establecerá objetivos y metas globales para detener y revertir la pérdida de biodiversidad en la siguiente década.

Deforestación - Concepto, causas, consecuencias y desertificación

Fuente: La Jornada