Advierte Greenpeace daños a salud y medio ambiente por nueva política energética

Las nuevas reglas energéticas derivarán en un mayor número de emisiones de gases de efecto invernadero y en un incremento en el costo de la generación de energía, sostuvo el experto. La operación de refinerías como la de Tula han impedido que, pese al confinamiento, los niveles de polución del aire no se vean reducidos en el Valle de México.

Por Marcos Martínez Chacón

La normatividad emitida por la Secretaría de Energía (Sener) que limita la participación del sector privado en la generación de energías renovables representa un “error” que tendrá consecuencias en la salud de los mexicanos e impactará la economía nacional y el medio ambiente, sostuvo Pablo Ramírez, especialista en Energía y Cambio Climático de Greenpeace México.

Ramírez sostuvo que las nuevas reglas, formalizadas tras la publicación este viernes por parte de la Sener de su Política de Confiabilidad del Sistema Eléctrico en el Diario Oficial de Federación (DOF), resultarán en un incremento de las emisiones de gases de efecto invernadero en el país.

“Cuando el gobierno decide bloquear las energías renovables y dar prioridad a otro tipo de combustibles y otro tipo de plantas como las ‘must-run’, que trabajan a partir de combustóleo, lo que significa es que las emisiones (de CO2) van a subir dramáticamente”, dijo el también maestro de Estudios Latinoamericanos con especialidad en Política Energética por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO).

Emisiones de CO2 se dispararán: experto

La política de Sener deriva en limitaciones a la participación del sector privado en la producción de energías renovables, de acuerdo con especialistas.

En entrevista para Aristegui Noticias, Ramírez sostuvo que las nuevas reglas para el sector energético privilegian la operación de plantas que funcionan a partir de combustóleo, lo que significará un incremento considerable en las emisiones de CO2.

“Te doy un dato de lo que contamina en términos de CO2 el kilowatt-hora por tipo de tecnología.

“Por cada kilowatt-hora de combustóleo se generan 795 gramos de CO2; para la eólica, 20 gramos, y para la solar 34.3 (gramos). Hablamos de que las emisiones de CO2 se van a elevar muchísimo”, alertó el experto.

Ramírez agregó que el acuerdo publicado el 29 de abril pasado por el Centro Nacional de Control Eléctrico (Cenace), que limita la operación de nuevas centrales de energías renovables durante la crisis por Covid-19, también ponen en riesgo la salud de la población y afectarán el medio ambiente.

Un juez federal frenó este lunes la disposición de Cenace a través del otorgamiento de suspensiones provisional a tres empresas de energías renovables que habían interpuesto recursos en contra del acuerdo.

  Greenpeace México @greenpeacemx

¡México debe asumir su responsabilidad ante la crisis climática! Decidir alejarse de las energías renovables y preferir el uso de los combustibles fósiles, es un retroceso.

Actúa hoy y exige un mejor futuro. >> http://act.gp/2LBWjPl 

View image on Twitter

Sostuvo que las partículas contaminantes en el aire podrían incrementarse a raíz de las nuevas normas, lo que resultaría en mayores muertes causadas por enfermedades respiratorias provocadas por la polución del aire.

Tan sólo en la zona metropolitana del Valle de México mueren al año, en promedio, unas 14 mil personas por enfermedades ocasionadas por contaminación del aire, declaró Ramírez.

“El gran problema de esto es que esas decisiones se están tomando justificándolas por la contingencia sanitaria que vivimos ahora mismo. El acuerdo del Cenace de abril lo justifica a partir de la crisis sanitaria del Covid-19, y cómo la baja en la demanda ha hecho que se ponga en riesgo el sistema eléctrico nacional, hay varios análisis que muestran que eso no es verdad.
“Los argumentos que dice el Cenace en ese acuerdo pues ya se han desmenuzado y se han argumentado punto por punto para decir que es falso; entonces, verdaderamente, aquí lo preocupante es eso, lo que va a repercutir en términos de salud, lo que va a repercutir en términos económicos”, expresó Ramírez.

El experto explicó que los niveles de contaminación del aire en la zona del Valle de México no se han visto considerablemente reducidos precisamente por la operación de la refinería de Tula, en Hidalgo.

“Esta contaminación del aire se agrava en la región principalmente por la refinería de Tula, ahora que estamos en el confinamiento vemos que los niveles no bajan, bueno en el complejo energético de Tula se trabaja la generación a partir de combustóleo. Esto tiene afectaciones a la salud muy graves”, declaró.

Alertan por incremento en costos de producción

El especialista añadió que las decisiones que han sido tomadas por la Sener derivan de proyectos federales que buscan favorecer a Pemex y la CFE principalmente por razones ideológicas.

“Lo que se busca también es favorecer a CFE dentro del proceso de generación eléctrica, eso me parece que parte por un tema ideológico que es bien sabido por todos. El rescate de las empresas estatales, tanto Pemex como CFE, ha sido explícito por parte del Presidente López Obrador; entonces, lo que se busca aquí es quitarle los obstáculos de competencia que tiene en términos de energías renovables, porque el Presidente menciona que CFE también genera energía renovable”, expresó.

La nueva política formalizada por la Sener ha sido criticada por los gobiernos de la Unión Europea y de Canadá.

Luego de la publicación de la normatividad este viernes, embajadores de la UE y el representante diplomático del gobierno canadiense sostuvieron en cartas dirigidas a la Sener que las reglas afectarán inversiones multimillonarias que están en curso en el país.

En la entrevista, Ramírez agregó que el impacto económico de la nueva política también será considerable.

“Y ahora, si hablamos en términos económicos, según un informe del Cenace sobre la tecnología de generación de referencia, nos dice que el costo nivelado por megawatt-hora en dólares americanos del combustóleo es de 2 mil 521.69, mientras que para eólica y solar son de 67 y 66 (dólares respectivamente).

“Entonces, hablamos de un incremento en los costos productivos que al final de cuentas se va a tener que cubrir, ya sea con el aumento en la tarifa o con las contribuciones para poder cubrir a partir del subsidio la tarifa eléctrica”, declaró.

Cambio climático

Las decisiones en torno al sector energético podrían también acelerar los efectos del cambio climático en México, dijo Ramírez.

Expuso que la emergencia por sequía declarada por la Conagua en abril, entre otros fenómenos meteorológicos, es un ejemplo de los impactos del cambio climático a nivel nacional.

“Tenemos una cantidad muy grande de incendios forestales, los fenónemos hidrometeorológicos como los huracanes y las tormentas están en aumento claramente y nuestro país es altamente vulnerable a todos estos efectos del cambio climático, pueden devenir en escasez de alimentos, en escasez de agua, muchísimas personas desplazadas por fenómenos naturales que ponen en riesgo la soberanía nacional como el bienestar de la población.

“La urgencia de reducir las emisiones de efecto invernadero va justo en línea con eso, nosotros tenemos que ser responsables en cuestión climática, tenemos que responder efectivamente a la emergencia climática que estamos viviendo, la política energética contraviene toda esa urgencia en cuestión de acción climática que necesitaríamos estar tomando”, advirtió.

Fuente: www.aresteguinoticias.com

 

El mundo registra concentración récord de dióxido de carbono a pesar de la COVID-19

En las últimas semanas se han reportado mejoras localizadas en la calidad del aire de muchos lugares como consecuencia de las medidas de confinamiento para combatir la pandemia de coronavirus. Sin embargo, nadie debería pensar que esto es un indicio de que la crisis climática ha terminado. Nada más alejado de la realidad.

Datos recientes de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos (NOAA) muestran un aumento brusco en los niveles globales de dióxido de carbono (CO2).

En abril de 2020, la concentración promedio de CO2 en la atmósfera fue de 416,21 partes por millón (ppm), la más alta desde que comenzaron las mediciones en Hawái en 1958.

Además, registros de hielo indican que dichos niveles son los más altos de los últimos 800.000 años.

La Sala de Situación del Medio Ambiente Mundial del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) reporta que desde marzo de 1958 las concentraciones de CO2 han aumentado en más de 100 ppm.

El gráfico a continuación muestra la tendencia ascendente de las emisiones y refleja las fluctuaciones estacionales esperadas.

El hemisferio norte tiene una mayor masa de tierra que el hemisferio sur y más CO2 absorbido por la vegetación durante el verano. Las concentraciones globales de CO2 alcanzan su punto máximo en mayo, al final del invierno del hemisferio norte, y luego, a medida que se realiza la fotosíntesis y aparece nuevo follaje que absorbe el CO2, se reducen las concentraciones en aproximadamente 7.5 ppm hasta octubre. Durante el invierno del hemisferio norte, la Tierra tiene menos actividad de fotosíntesis, por lo que las concentraciones de COdisminuyen hasta el próximo ciclo.

Figure 1 Trend in Atmospheric CO2 concentration. Data Source NOAA, graphs from UNEP World Environment Situation Room.
Gráfico 1. Tendencia en la concentración de CO2 atmosférico. Fuente de datos NOAA, gráficos de la Sala de Situación del Medio Ambiente Mundial del PNUMA.

Debido a las emisiones de COgeneradas por las actividades humanas, las concentraciones de CO2 en la atmósfera están aumentando aceleradamente.

El siguiente gráfico muestra la diferencia interanual en las concentraciones de CO2 mensuales (por ejemplo, un incremento de 2.88 ppm entre abril de 2020 y abril de 2019). En la década de 1960 el aumento anual era de alrededor de 0.9 ppm, y en el período 2010-2019 ese promedio aumentó a 2.4 ppm.

Figure 2 Trend in Increase of CO2 atmospheric concentration. Comparison between one month averages and the same month a year before. Graph and analysis from the UNEP World Environment Situation Room.
Gráfico 2. Tendencia en el aumento de la concentración atmosférica de CO2. Comparación entre los promedios de un mes y del mismo mes el año anterior. Gráfico y análisis de la Sala de Situación del Medio Ambiente Mundial del PNUMA.

La visión a largo plazo

Usando los núcleos o testigos de hielo, es posible medir el CO2 atrapado en el hielo antártico profundo en los últimos 800.000 años. Nunca en ese tiempo habíamos alcanzado las 416 ppm.

Dado que el Homo sapiens apareció hace unos 300.000 años, y el primer rastro de Homo sapiens sapiens (también llamado humano anatómicamente moderno) data de hace 196.000 años, se puede decir que ningún individuo de nuestra especie ha experimentado niveles tan altos de CO2.

“Esto es una gran preocupación con respecto a nuestro clima y demuestra, una vez más, que se necesitan medidas urgentes para reducir nuestras emisiones de gases de efecto invernadero. Para mantener el calentamiento global promedio a 1,5 °C, necesitamos alcanzar cero emisiones netas para 2040 (2055 a más tardar)”, dice Pascal Peduzzi, director de PNUMA/GRID-Ginebra y director de programa de la Sala de Situación del Medio Ambiente Mundial.

Figure 3 Atmospheric CO2 concentration as from Ice-core records for the last 800,000 years. Data source EPA, graphs UNEP/GRID-Geneva (link).
Gráfico 3. Concentración atmosférica de CO2 a partir de registros de núcleos de hielo durante los últimos 800.000 años. Fuente de datos EPA, gráficos UNEP / GRID-Ginebra.

Estos resultados pueden sorprender a quienes pensaban con optimismo que la COVID-19 reduciría las emisiones globales totales.

Si bien es cierto que el tráfico vehicular y aéreo, así como la actividad industrial, se han reducido drásticamente en la mayoría de las partes del mundo desde enero de 2020, este no es el caso con nuestro suministro de electricidad: el 64% de la combinación global de energía eléctrica proviene de los combustibles fósiles (carbón 38%, gas 23%, petróleo 3%), según el informe Perspectivas de la energía en el mundo 2019 de la Agencia Internacional de Energía. Los sistemas de calefacción han seguido funcionando como antes de la COVID-19. Ninguno de los asuntos clave ha cambiado (como la transición hacia las energías renovables, el transporte público o la deforestación).

Los incendios forestales, que han aumentado en probabilidad y gravedad debido al cambio climático, continúan afectando áreas de Brasil, Honduras, Myanmar, Tailandia y Venezuela, y cada uno de esos fuegos emite grandes cantidades de CO2 adicionales.

“Sin cambios fundamentales en la producción mundial de energía, no tenemos razones para esperar una reducción duradera de las emisiones”, dice el experto en cambio climático del PNUMA Niklas Hagelberg.

“El COVID-19 nos brinda la oportunidad de hacer un balance de los riesgos que estamos asumiendo en nuestra relación insostenible con el medio ambiente, y aprovechar de reconstruir nuestras economías de maneras más responsable. Debemos tener muy en cuenta las amenazas mundiales, como las pandemias y los desastres climáticos, a fin de construir mercados, empresas, países, sistemas globales resilientes y un futuro saludable y sostenible para todos”, añadió Hagelberg.

“Orientar los paquetes financieros y de estímulo fiscal para impulsar la descarbonización y la transición hacia las energías renovables y limpias, no será solo una victoria económica a corto plazo, sino también una victoria para la resiliencia en el futuro”, agrega.

Para más información, por favor contacte a Pascal Peduzzi: pascal.peduzzi@un.org

Fuente: ONU Programa para el medio ambiente

LOS PLÁSTICOS COMPOSTABLES SE DESCOMPONEN EN MENOS DE 22 DÍAS EN PROCESOS DE COMPOSTAJE INDUSTRIAL

Un estudio holandés concluye que el ritmo de degradación de los bioplásticos certificados es similar o incluso más rápido que el de los residuos orgánicos municipales en condiciones de tratamiento industrial.

Un estudio reciente de la Universidad e Investigación de Wageningen (WUR), en los Países Bajos, ha analizado la eliminación de los productos de embalaje compostables en una instalación industrial de tratamiento a gran escala de residuos orgánicos. Los resultados muestran que los productos con certificación EN 13432 se descomponen en un máximo de 22 días.

El proyecto fue encargado por el Ministerio de Asuntos Económicos y Política Climática de los Países Bajos (EZK). «El estudio muestra que los objetos evaluados tienen el mismo ritmo de desintegración y degradación que los residuos biológicos normales o son incluso más rápidos. Necesitamos más investigación de este tipo, llevada a cabo por instituciones independientes y de renombre», afirma el presidente de European Bioplastics (EUBP), François de Bie.

El objetivo central del estudio era reunir más datos empíricos sobre la cuestión de si el ritmo de desintegración de los productos compostables es suficiente para ser compatible con las prácticas actuales de tratamiento de los residuos orgánicos. En un ensayo de tratamiento industrial de biorresiduos, se ensayó un conjunto de nueve productos plásticos diferentes que podían transformarse en abono, consistentes en bolsas de recogida de residuos orgánicos, macetas, bolsas de té, almohadillas de café, cápsulas de café y etiquetas de frutas.

«Estudiamos cómo se comportan los plásticos compostables en el actual sistema holandés para el tratamiento de la FORM (fracción orgánica de residuos municipales) y llegamos a la conclusión de que los productos compostables pueden ser bien procesados con la FORM«, dice Maarten van der Zee, co-autor del estudio.

Después del primer ciclo de tratamiento de residuos de solo 11 días, la maceta de PLA ya se había desintegrado completamente. «Esto es significativamente más rápido que el papel y la mayoría de la materia orgánica. Incluso la cáscara de naranja y la piel de plátano (los materiales de referencia) no se desintegraron completamente y necesitaron más tiempo», comenta de Bie sobre el estudio. «La bolsita de té de PLA, que es un producto de consumo típico, también se desintegró con éxito en 22 días».

En el estudio también se analizó la composición de la actual contaminación visual de los plásticos convencionales en el compost, y no se identificaron plásticos compostables entre ellos. «La importancia de este resultado no puede ser subestimada», subraya de Bie. «Todas las partes interesadas en el negocio del reciclaje orgánico, ya sean gestores de residuos, industria o legisladores, tienen ahora la prueba de que los plásticos compostables certificados realmente dan resultado».

«En vista del próximo desarrollo del marco para los plásticos biodegradables incluido en el Acuerdo Verde Europeo, pido amablemente a la Comisión Europea que tenga en cuenta los resultados de estas investigaciones y que también apoye más proyectos de investigación similares», concluyó de Bie.

Los beneficios del reciclaje de residuos industriales

Quizá como empresa aún desconozcas los beneficios que la eficiente recolección, transporte y gestión de los residuos industriales podría suponer para tu empresa. Y no solo en cuanto a impacto medioambiental, sino también económico y en general al balance de la compañía.

Y, es que el problema está en el uso excesivo de los materiales y en desecharlos sin ofrecerles la posibilidad de ser reciclados. Por ello, en este artículo te contaremos los beneficios del reciclaje de residuos industriales.

Pero antes, ¿Tienes claro qué son los residuos industriales? Si aún no lo tienes bien definido o no entiendes su importancia, te lo contamos a continuación.

¿Qué son los residuos industriales y por qué es importante su tratamiento?

Estos se podrían definir como los residuos que sobran tras la realización o transformación de la materia prima durante el proceso necesario para la obtención de tu producto final. Estos residuos generan chatarra que puede ser en ocasiones reciclable y en otras, no reutilizables, generando así un problema para el medio.

Para ello, se emplea la gestión de los residuos industriales con el fin de eliminar todos los desechos tanto sólidos como líquidos, y de esta manera, reducir los riesgos a la salud pública, además de proporcionar grandes beneficios a las empresas.

Pero precisamente, el problema para muchas industrias es la gestión de los residuos que generan. Ya que suelen producir varias clases de materiales como plásticos, metales, aluminio, etc; que ocupan mucho espacio y terminan mezclados entre sí.

Los métodos necesarios para lograr el reciclaje de residuos industriales implican: cambios en la tecnología de fabricación, en la materia prima y su tratamiento para la posterior reformulación del producto.

Teniendo en cuenta que muchos de los “subproductos” de nuestras industrias pueden ser reciclados por otras entidades o hasta por nosotros mismos.

Si necesitas información sobre tratamientos para los residuos industriales en tu empresa, en Grupo Ecolimpio podemos ayudarte, somos una empresa 100% mexicana, lideres en el manejo de residuos industriales.

¿Qué proceso se debe seguir para el tratamiento de estos residuos?

Según la característica de cada material, el proceso a seguir para el tratamiento será diferente:

  • Si son sustancias químicas nocivas, deberán someterse a un proceso para ser descompuestas en elementos no dañinos y así, puedan volver a usarse en la generación de nuevas sustancias.
  • Si se trata de sustancias sólidas, el camino a seguir será el reciclaje para volverlas a usar como materia para las actividades que se usaban.
  • En otros casos, se reducen a materia prima lista para ser usada. Como por ejemplo: el asfalto basado en neumáticos usados, mochilas hechas con carcasas de ordenadores, bolígrafos hechos con botellas de plástico, etc.
  • Si son materiales perecederos o que ya no permiten ser usados de nuevo, se eliminarán de manera controlada y permitirán grandes beneficios para los empresarios. Estos podrán usados o vendidos como combustible, e incluso, tener salida como materiales de construcción, bien sean aislantes, para decoración, etc.

Beneficios del reciclaje de residuos industriales

  • El reciclaje de residuos industriales supondrá un abaratamiento de los costes de las materias primas usadas por las fábricas, repercutiendo así en el precio final del producto.
  • Permitirá a tu empresa ser más competitiva y ser más atractiva frente a los consumidores, repercutiendo en ventajas comerciales y en obtener nuevas oportunidades de negocio.
  • Al reciclar estos residuos estarás colaborando a mejorar el entorno, ayudando a que el aire sea más saludable, las aguas más limpias, que haya menos acumulación de basura y con ello, disminuyendo la cantidad de animales que se alimentan de estas sustancias nocivas que pueden generar la transmisión de enfermedades o, hasta incrementar su población y atacar a las cosechas.
  • Mejorarán las condiciones laborales de tu equipo de trabajo encontrándose en un área con menor riesgo para su salud.
  • Conlleva a un ahorro energético, ya que fabricar un producto de cero implica más procesos, en cambio, reciclar uno preexistente supondrá un ahorro de hasta -25% en energía.
  • Ahorro de recursos no renovables como el petróleo. Mediante el reciclaje se pueden ahorrar miles de toneladas de petróleo al año, ya que esta es la principal materia prima para fabricar plástico.
  • Podrás rentabilizar tus residuos reciclables al comercializarlos. El reciclaje de chatarra y metales ha estado en crecimiento en los últimos años, fomentando un desarrollo económico que afecta a muchas empresas gracias al aprovechamiento de estos recursos.
  • Al reciclar la chatarra evitarás su acumulación en los vertederos, disminuyendo así su presencia física, ya que cuando llega a estos espacios su posterior separación y reciclaje es casi imposible.

¿Cómo reciclar residuos industriales eficazmente?

En Grupo Ecolimpio buscamos reintroducir la mayor cantidad de residuos y materiales en los procesos productivos industriales por medio del reciclaje y valorización, de esta manera logramos minimizar la cantidad de residuos que requieran ser eliminados en la celda de alta seguridad. Los materiales valorizables, tales como plásticos, combustibles alternos, líquidos y sólidos y metales, son separados y seleccionados para su reincorporación a las cadenas productivas.

La revalorización energética tiene como objetivo el aprovechamiento de los residuos con características combustibles alternos.

Todos los tratamientos realizados en esta unidad se aplicarán sobre los residuos revalorizables que generen energía calorífica, como los textiles, solventes, lodos con hidrocarburos, entre otros productos obsoletos o vencidos, equipos y bienes siniestrados, y residuos no-peligrosos.

Muchas de las industrias descuidan la necesidad del manejo adecuado procesamiento de residuos para su reciclaje, suponiendo una amenaza para la sociedad que aún existan industrias que no se preocupan por cumplir los reglamentos en cuanto a la gestión de residuos industriales.

 

Conoce a los xenobots: los primeros robots vivos creados a partir de células madre de rana

Un equipo de científicos ha logrado construir milimétricos “robots vivos”, ensamblados a partir de células de ranas y que podrían servir para suministrar medicamentos, limpiar residuos tóxicos o recoger microplásticos en los océanos.

Llamados xenobots en honor a la rana africana con garras (Xenopus laevis) de la que tomaron sus células madre, las máquinas tienen menos de un milímetro (0,1 centímetros) de ancho, lo suficientemente pequeñas como para viajar dentro del cuerpo humano. Pueden caminar y nadar, sobrevivir durante semanas sin comida y trabajar juntas en grupos.

¿Qué son los ‘xenobots’?

Científicos de las universidades de Vermont y de Tufts han diseñado por primera vez estos minúsculos robots biológicos hechos a partir de células cardíacas y de la piel de una rana africana (Xenopus laevis). Estos ‘xenobots’, bautizados así por el animal del que proceden, miden aproximadamente medio milímetro.

Las células embrionarias se combinan con células contráctiles extraídas de progenitores cardiacos. Se ponen juntas en un cultivo tridimensional, y algunas de ellas empiezan a moverse solas, porque las células se mueven. Lo que los investigadores determinan es cuál es la composición por las que efectúan determinados movimientos.

¿Cómo se han diseñado?

Los investigadores estadounidenses comenzaron usando un algoritmo evolutivo -aquellos basados en los postulados de la evolución biológica- para crear miles de posibles diseños para estas nuevas formas de vida. Lo consiguieron gracias al superordenador Deep Green de la Universidad de Vermont. Después aplicaron reglas básicas de biofísica para establecer qué podían hacer las células de la piel o cardíacas y se quedaron con aquellos organismos simulados más exitosos.

Luego, transfirieron estos diseños a la vida: primero recolectaron células madre “cosechadas” de los embriones de ranas africanas, y luego las separaron en células individuales y las dejaron incubar.

Más tarde, con ayuda de unas diminutas pinzas y un electrodo aún más pequeño, las células fueron cortadas y unidas otra vez bajo el microscopio copiando los modelos conseguidos en el supercomputador. Ensambladas en “formas corporales nunca antes vistas” en la naturaleza, las células comenzaron a trabajar juntas.

¿Por qué la rana Xenopus laevis?

Se ha escogido a este animal básicamente por su versatilidad y su facilidad para trabajar con él en el laboratorio: “se trata de un modelo experimental de toda la vida; con el que hemos trabajado infinidad de científicos para muy distintas cosas, porque es muy manejable, come estupendamente, se adapta muy bien al laboratorio…”.

Son tejidos muy conocidos, el desarrollo embrionario Xenopus laevis es súperconocido, y el objetivo es después escalarlo, hacerlo con células de mamíferos o incluso con células humanas. La idea de los científicos no es quedarse aquí.

¿Es un avance realmente importante?

No se ha descubierto nada que no estuviera ya en la mente de muchos científicos por distintas aproximaciones experimentales: construir, reconstruir agregados celulares, tejidos, órganos, etc.”.

Son células que responden a determinados estímulos a tenor del tipo de combinaciones y procesamientos que se hayan hecho para su creación.

Este avance lo que demuestra es que un grupo de células obedece a los estímulos bajo cuya influencia han sido creados. Algo que no es conceptualmente nuevo, aunque ahora es cuando lo han convertido en realidad. El verdadero salto llegará cuando se extrapolen a tejidos más complicados.

¿Se podrá aumentar su complejidad?

La escalabilidad será el mayor reto que los científicos tendrán por delante. Los ‘xenobots’ son solo un comienzo, y el desarrollo tampoco es claro.

Muchas veces en ciencia cuando quieres subir esa escala resulta que se hace tan complicado o tan caro que se abandona. Como dice alguno de los miembros del equipo investigador, las preguntas importantes son realmente cómo cooperan las células, cómo obtienen funciones, complejos celulares de varias unidades, cómo saben qué tienen que hacer y qué no.

¿Son realmente seres vivos?

Según Joshua Bongard, uno de sus responsables del proyecto y experto en robótica y computación de la Universidad de Vermont, los ‘xenobots’ son “máquinas vivas novedosas”. El científico estadounidense apunta que: “no son ni robots tradicionales ni una especie animal ya conocida, sino una nueva clase de artefacto, un organismo vivo y programable”.

¿Qué utilidad podrían tener?

Sus potenciales usos son muy variados, aunque todos están todavía muy lejos de convertirse en realidad. Los autores hablan de suministrar medicamentos, detectar tumores, limpiar residuos tóxicos y plásticos…

Cómo funcionan los xenobots

Los investigadores comenzaron usando un algoritmo evolutivo -aquellos basados en los postulados de la evolución biológica- para crear miles de posibles diseños para estas nuevas formas de vida. Después aplicaron reglas básicas de Biofísica para establecer qué podían hacer las células de la piel o cardíacas y se quedaron con aquellos organismos simulados más exitosos y se desechó el resto.

Luego, los biólogos de Tufts, transfirieron estos diseños a la vida: primero recolectaron células madre “cosechadas” de los embriones de ranas africanas, en concreto de la especie “Xenopus laevis” -de ahí el nombre de los “xenobots”-; luego las separaron en células individuales y las dejaron incubar, continúa el comunicado. Más tarde, con ayuda de unas diminutas pinzas y un electrodo aún más pequeño, las células fueron cortadas y unidas otra vez bajo el microscopio copiando los modelos conseguidos en el supercomutador.

Los robots se mueven por su cuenta

Ensambladas en “formas corporales nunca antes vistas” en la naturaleza, las células comenzaron a trabajar juntas, aseguraron los investigadores, que explicaron que las células de la piel formaron una arquitectura más pasiva, mientras que las del músculo cardíaco fueron puestas a trabajar creando un movimiento hacia adelante más ordenado, tal y como habían diseñado los algoritmos.

Todo esto, agregaron, ayudado por patrones espontáneos de auto-organización, permitiendo que los robots se movieran por su cuenta. Estos robots son, además, totalmente biodegradables: cuando terminan su trabajo tras siete días son solo células de piel muertas. “Miras las células con las que hemos estado construyendo nuestros xenobots y, genómicamente, son ranas; es cien por cien ADN de rana…pero no son ranas”, apuntó Levin, quien se preguntó qué más son capaces de hacer estas células.

Y es que construir estos xenobots -que seguirán desarrollando- es un pequeño paso para descifrar lo que este investigador llama “código morfogenético”, que proporciona una visión más profunda, de forma general, de cómo los organismos están organizados y cómo computan y almacenan información basada en sus historias y ambiente.

Fuente: Diario de Ecología

El sorprendente agujero en el ozono en el Ártico empieza a cerrarse gracias al calor

El cambio observado cerca del Polo Norte en no tiene nada que ver con la reducción de la contaminación debido al confinamiento

A finales de marzo surgió un fenómeno extraordinario que dejó a la comunidad científica totalmente descolocada. Se detectaba un agujero de enormes dimensiones en la capa de ozono en el Polo Norte (Ártico).

A principios de abril la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) confirmó su existencia empleando datos del satélite Sentinel-5P de Copernicus. Aunque, no era un fenómeno aislado porqué ya se habían producido ‘miniagujeros’ sobre el polo norte en otras ocasiones, si era inédito su tamaño (un millón de kilómetros cuadrados) y su duración.

La principal teoría que explica su formación pasa por unas condiciones atmosféricas poco habituales. Según los científicos, unas temperaturas inusualmente gélidas en la estratosfera han hecho que se desplomen los niveles y se abra este agujero en la capa de ozono.

Diferencia de los niveles de ozono en el Ártico en marzo de 2019 y en el mismo mes de 2020.

Diferencia de los niveles de ozono en el Ártico en marzo de 2019 y en el mismo mes de 2020. (NASA)

Normalmente las temperaturas mínimas en el Ártico tiende a ser menores que en la Antártida porqué no se alcanzan niveles tan extremos. Pero, este año unos potentes vientos alrededor del polo norte atraparon aire frío, este fenómeno se conoce como ‘vórtice polar’.

Ahora, después de un mes, este agujero se ha cerrado. El motivo de su desaparición no tiene nada que ver con la reducción de contaminación que ha permitido en confinamiento, sino más bien a un ‘ola de calor’.

The unprecedented 2020 northern hemisphere has come to an end. The split, allowing -rich air into the Arctic, closely matching last week’s forecast from the Monitoring Service.

Video insertado

El Ártico ha experimentado un aumento de las temperaturas esta semana, con hasta 20º C por encima de las temperaturas normales para esta época del año.

Según el equipo del Servicio de Vigilancia de la Atmósfera de la red europea Copernicus, el agujero no volverá a formarse, a pesar de que está previsto que el ‘vórtice polar’ vuelva a reforzarse en los próximos días.

“Warm Arctic, cold continent” temperature anomaly pattern continued today

[Maps freely available at https://climatereanalyzer.org/wx/fcst/#gfs.arc-lea.t2anom ]

Map of Northern Hemisphere surface air temperature anomalies for today's weather from the GFS model

”El agujero de la capa de ozono del hemisferio norte en el año 2020 es definitivamente un evento que bate récords”explica la científico de Copernicus, Antje Inness.

¿Cómo se formó este agujero anormalmente grande?

Durante los meses de invierno, cuando las temperaturas suelen ser extremadamente frías, ambos polos sufren un agotamiento del ozono. Para que se forme un agujero de ozono se deben alcanzar temperaturas por debajo de −80 °C, luz solar, campos de viento y sustancias como los clorofluorocarbonos (CFC).

Este año unos potentes vientos alrededor del polo norte atraparon aire frío en lo que se conoce como un “vórtice polar”: un ciclón de vientos estratosféricos.

”Es muy inusual que ocurra una reducción del ozono tan fuerte en el hemisferio norte, pero el vórtice polar de este año fue excepcionalmente fuerte y persistente, y las temperaturas fueron lo suficientemente bajas como para permitir la formación de nubes estratosféricas durante varios meses” apunta Antje Inness.

 

Documentación:

En una crónica publicad el 27 de marzo en la página en internet de la revista Nature , Alexandra Witze indicaba, mencionando a diversos expertos, que el gran agujero en la capa de ozono detectado ahora es “probablemente” el más grande conocido hasta la fecha en el Ártico”.

La revista científica Nature, que normalmente no puede ser acusada de sensacionalista, incluye en el titular de esta información las palabras “raro” y “grande” para referirse al agujero de ozono en el ártico.

Fuente: La Vanguardia

Crean cubrebocas con bordados indígenas para “llevar positivismo” durante pandemia

Las artesanas se habían quedado sin trabajo por la pandemia de coronavirus. Gracias a sus cubrebocas bordados ahora dan empleo a su comunidad.

“El arte siempre buscará la forma de prevalecer”, afirma Violeta Quispe, una joven que al reflexionar con su madre sobre los efectos de la pandemia de coronavirus, se percató de algo que pareciera ser poco importante, pero que a ellas les ha devuelto el trabajo: la emergencia sanitaria “nos quitó la sonrisa del rostro”, obligándonos a usar cubrebocas para mantenernos sanos.

Ante ello, las dos artesanas originarias de la ciudad de Ayacucho, en Perú, idearon “una forma de llevar positivismo” a la gente, elaborando mascarillas con un toque de su arte, los bordados indígenas.

“¿Por qué perder la sonrisa debajo de una mascarilla, por qué no lucir arte?”

Violeta y su mamá, doña Gaudencia Yupari encabezan el taller textil Viga, que este año se preparaba para exportar sus creaciones, inspiradas en los elementos de las polleras sarhuinas, prendas que se caracterizan por combinar texturas, hilos y colores.

Sus planes se vinieron abajo con el surgimiento del coronavirus, que paralizó su actividad. Por fortuna, la creatividad y capacidad de observación de Violeta les hizo incursionar en un nuevo negocio.

“Yo veía en las calles a toda la gente con un aspecto sombrío, con las mascarillas blancas y dije, ‘¿por qué perder la sonrisa debajo de una mascarilla, por qué no lucir arte?’”.Violeta Quispe, artesana.

Hiciero  2 cubrebocas, se tomaron fotos para Facebook y se viralizaron

De acuerdo con sus publicaciones en Facebook, Violeta considera que ante la adversidad, el arte “es una forma de aliviar el alma” y por ello la propuso a su madre la creación de mascarillas con un toque de su cultura e identidad.

Doña Gaudencia no estaba muy convencida, sin embargo se animó a hacer dos cubrebocas. Cuando se los mostró a Violeta, ella le pidió tomarse algunas fotos usándolos y, pese a la vergüenza que su madre sentía, las subió a redes sociales.

La publicación se viralizó y desde  ese momento, afirman, los pedidos de mascarillas no cesan, desde todas partes del mundo.

Ahora dan empleo a muchas personas de su comunidad

La elaboración de cada mascarilla toma por lo menos dos horas, lo que implica mucho trabajo. Gracias a ello, el Taller Viga ahora brinda empleo a muchas costureras de su comunidad.

x

Violeta afirma que sus mascarillas pueden durar hasta cinco meses, dependiendo del cuidado, que consiste en el lavado con agua y jabón, sin riesgo de que la tela o los bordados se dañen.

Fuente: SDP Noticias

¿Por qué el Día de la Tierra es más importante que nunca?

El 22 de abril es el Día de la Tierra. Aunque la COVID-19 se ha extendido por todo el mundo y ha dominado la agenda noticiosa y la atención mundial, la necesidad de acelerar la acción por el clima y la naturaleza sigue siendo tan urgente como siempre.

Para fines de 2020, las emisiones globales de carbono deben disminuir 7,6% y continuar disminuyendo en esa misma proporción cada año durante la próxima década para que podamos mantener el calentamiento global por debajo de 1,5˚C a fines de siglo, según el Informe sobre la Brecha de Emisiones 2019 del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

En 2020 se conmemoran los 50 años del Día de la Tierra y el cuarto aniversario de la firma del Acuerdo de París sobre cambio climático.

La actual pandemia de COVID-19 es un claro recordatorio de la vulnerabilidad de los humanos y del planeta frente a amenazas de magnitud global. El daño descontrolado a nuestro medio ambiente debe ser abordado.

En su respuesta a los impactos socioeconómicos de COVID-19, el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, señaló que “si hubiéramos avanzado más en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático, podríamos enfrentar mejor este desafío”.

El Día de la Tierra en contexto

El primer Día de la Tierra tuvo lugar en 1970. Indignados por los derrames de petróleo, el smog y la contaminación de los ríos, 20 millones de personas salieron a las calles para protestar por lo que ellos consideraban una crisis ambiental. Fue el evento cívico más grande del planeta en ese momento y obligó a los gobiernos a tomar medidas concretas, incluida la aprobación de leyes ambientales y el establecimiento de agencias dedicadas al medio ambiente. Además de estos resultados concretos, el evento demostró cuánto se puede lograr cuando las personas se unen y exigen acción.

En la actualidad el día sigue teniendo gran importancia. En 2009, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó una resolución que lo reconoce formalmente como el Día Internacional de la Madre Tierra.

El 22 de abril de 2016, las Naciones Unidas adoptaron formalmente el Acuerdo de París, el cual articuló el compromiso de los países de limitar el aumento de la temperatura global a menos de 2˚C por encima de los niveles preindustriales; y de fortalecer las capacidades para mitigar los impactos negativos del cambio climático.

El Día de la Tierra en 2020

Con motivo de su 50 aniversario, y con la acción climática como tema, el Día de la Tierra 2020 estaba preparado para ser una ocasión histórica. Originalmente, se había organizado una serie de eventos que reunirían a personas en todo el mundo. Pero la pandemia de COVID-19 ha impulsado un cambio hacia plataformas completamente digitales y virtuales.

El Día de la Tierra 2020 será una jornada de 24 horas repletas de acciones, grandes y pequeñas, en favor de las personas y el planeta. Los organizadores, que pertenecen a la sociedad civil, esperan llenar el panorama digital global con conversatorios, actuaciones, seminarios web y eventos que apoyan y reclaman acciones urgentes sobre el cambio climático.

Mientras el mundo planifica la recuperación posterior a la pandemia, PNUMA y otras agencias del sistema de las Naciones Unidas ven esta fecha como una oportunidad para llamar la atención sobre la necesidad de “reconstruir mejor”. Los riesgos de ignorar la destrucción ambiental deben entenderse y abordarse con políticas y medidas de protección.

El 22 de abril es un recordatorio oportuno de que debemos aprovechar las oportunidades que nos ofrece el mundo natural para crear empleos verdes y estímulos económicos sostenibles, tomar medidas urgentes para evitar un calentamiento global insostenible y asegurar un futuro saludable y digno.

¿Qué puedes hacer?

Únete desde casa a los debates y eventos transmitidos en vivo en earthday.org. Explora los numerosos eventos virtuales del Día de la Tierra a través del directorio oficial, que muestra las diferentes actividades disponibles en las distintas zonas horarias.

Hay nuevas herramientas para el voluntariado y el activismo, y oportunidades de aportar a la ciencia ciudadana a través de la aplicación Earth Challenge 2020, con la cual puedes medir datos como la calidad del aire y la contaminación plástica desde el lugar donde te encuentres.

Están disponibles desafíos para la acción diaria, materiales para compartir en las redes sociales, consejos para hacer letreros de ventana y un espacio para que les cuentes a los demás sobre tus acciones en favor de la sostenibilidad.

El músico ganador del Grammy Ricky Kej junto a 44 músicos de seis países actuarán en vivo en un concierto en apoyo a la Organización Mundial de la Salud y el Fondo de Respuesta Solidaria a la COVID-19.

Líderes comunitarios y religiosos conmemorarán la ocasión con un seminario web el 21 de abril, el cual incluirá bendiciones del Día de la Tierra de parte de autoridades indígenas y religiosas en distintas partes del mundo y un mensaje de activistas juveniles por el clima.

Al igual que en el primer Día de la Tierra, hace 50 años, es hora de demostrar solidaridad, tomar medidas y enviar un mensaje claro a los líderes mundiales para frenar el cambio climático y la pérdida de biodiversidad, y garantizar de que la protección del medio ambiente sea una base fundamental de los planes para “reconstruir mejor”.

Con la mira puesta en los próximos 50 años, y en vísperas del 5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente, el PNUMA compartirá información sobre las acciones necesarias para proteger la biodiversidad, contribuir con los esfuerzos de reforestación de los paisajes degradados y comprometerse con la gestión sostenible de los recursos naturales.

Fuente: Programa ONU para el medio ambiente

¿Qué hacer con los desechos sanitarios ante la pandemia COVID-19?

Entrevista con Keith Alverson, director del Centro Internacional de Tecnología Ambiental (IETC) del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) en Osaka, Japón.

El Centro elaboró el Compendio de tecnologías para el tratamiento y la destrucción de los residuos sanitarios, una publicación científica y práctica que cubre todos los aspectos de los desechos médicos, un tema relevante en medio de la actual pandemia de COVID-19.

¿Cómo puede ayudar el uso de este compendio durante la pandemia actual?

El compendio está destinado a ayudar a los gobiernos nacionales y locales, y a las organizaciones de salud a evaluar y seleccionar tecnologías apropiadas para la destrucción de los residuos sanitarios. Puede ser de apoyo para quienes tienen la responsabilidad de planificar y gestionar el aumento significativo de los desechos médicos como resultado de esta pandemia.

¿Qué son los desechos sanitarios?

Los desechos sanitarios son todos los residuos generados por las instalaciones sanitarias, los laboratorios médicos y las instalaciones de investigación biomédica, así como los desechos de fuentes menores o dispersas. Aunque los hospitales producen la mayor parte, son una pequeña fracción del número total de fuentes.

El tratamiento y la disposición inadecuados de los desechos médicos suponen serios riesgos de transmisión de enfermedades secundarias debido a la exposición a agentes infecciosos entre los recicladores, recolectores, trabajadores de la salud, los pacientes y las comunidades donde los desechos se eliminan de forma incorrecta.

La quema e incineración a cielo abierto sin un control adecuado de la contaminación expone a los trabajadores del sector de residuos y a la comunidad circundante a contaminantes a través de las emisiones y las cenizas liberadas en el aire

¿Cuántos desechos médicos produce un hospital promedio?

Una evaluación de los datos de la tasa de generación de residuos de todo el mundo muestra que en los hospitales se producen alrededor de 0,5 kg por cama al día. Sin embargo, esta cifra y la composición subyacente de los desechos varía enormemente según el contexto local. Los países de ingresos más altos generan mayor volumen y el plástico, por ejemplo, a menudo representa más de la mitad de todos los desechos médicos. Debido a esta gran diversidad, no existe una única solución para tratar los desechos médicos.

El compendio proporciona una metodología sólida para analizar las necesidades locales de generación, composición y disposición de desechos sanitarios, y seleccionar las tecnologías apropiadas como parte de un sistema local de gestión de desechos.

¿Qué tipo de desechos médicos es más riesgoso en términos de la propagación de las enfermedades infecciosas?

Los desechos sanitarios se pueden clasificar de acuerdo con las siguientes categorías generales: lacerantes, patológicos, otros desechos infecciosos, farmacéuticos (incluidos los citotóxicos), desechos químicos peligrosos, desechos radiactivos y desechos generales (sin riesgo).

En general, entre 75% y 90% de los desechos producidos por los centros de salud son desechos generales (no infecciosos, no peligrosos), comparables con los residuos domésticos. Los infecciosos son aquellos que podrían contener patógenos (bacterias, virus, parásitos u hongos que causan enfermedades) en una concentración o cantidad suficiente como para causar enfermedades en huéspedes susceptibles.

Front cover of the Compendium
Foto del PNUMA

El compendio aborda la segregación de desechos médicos. ¿Qué implica este proceso?

La segregación es un elemento importante en la gestión eficiente de los residuos sanitarios. Al separar los peligrosos de los no peligrosos, se puede reducir drásticamente el volumen de desechos que requiere un tratamiento especializado.

Otros elementos de la gestión de residuos sanitarios son la clasificación, minimización, separación en contenedores, codificación de colores, etiquetado, señalización, manipulación, transporte, almacenamiento, tratamiento y disposición final. Mantener un sistema de este tipo requiere capacitación, planificación, presupuesto, monitoreo, evaluación, documentación y mantenimiento continuo de registros.

¿Qué deben hacer los países para implementar una política de gestión de desechos sanitarios?

El proceso para formalizar un buen sistema de gestión de residuos sanitarios es complejo. Implica una evaluación de los residuos, de las prácticas existentes y de las opciones de gestión, el desarrollo de un plan de gestión, la promulgación de políticas y directrices institucionales, el establecimiento de una organización de gestión de residuos, la asignación de recursos humanos y financieros, la implementación de planes de acuerdo con un cronograma establecido, así como un programa de capacitación periódica, monitoreo, evaluación y mejora continua.

¿Cómo puede este compendio contribuir a la gestión de residuos en hospitales durante la pandemia de coronavirus?

Los países, ciudades e instituciones que han utilizado este compendio u otras herramientas similares, y han desarrollado un sistema operativo de gestión de residuos, están en mejores condiciones para hacer frente a los aumentos repentinos de los desechos médicos asociados con los desastres, incluida la pandemia en curso. Los mejores sistemas de gestión de residuos médicos incluyen planes de contingencia para desastres naturales, incluidas pandemias.

Sin embargo, el compendio es una herramienta de reducción de riesgos, muy útil y relevante para la respuesta pandémica de mediano a largo plazo, de meses a años. Debe complementarse con pautas de respuesta rápida para operaciones de emergencia en tiempo real.

¿Cuáles son los procesos básicos involucrados en el tratamiento de los desechos sanitarios?

Hay cuatro procesos básicos involucrados: procesos térmicos, químicos, biológicos y de irradiación.

La desafortunada realidad es que una enorme cantidad de desechos sanitarios, incluidos aquellos generados como resultado de nuestra respuesta ante una pandemia, no son tratados adecuadamente, debido al mal mantenimiento de las tecnologías, o no son tratados en absoluto.

Para más información, por favor contacte a Keith Alverson: Keith.Alverson@un.org